Archive for the ‘Inside’ category

Breathe me

julio 7, 2013

20130707-234732.jpg

Help, I have done it again
I have been here many times before
Hurt myself again today
And the worst part is there’s no-one else to blame

Be my friend, hold me
Wrap me up, un-fold me
I am small, and needy
Warm me up, and breathe me

Ouch I have lost myself again
Lost myself and I am nowhere to be found,
Yeah I think that I might break
I’ve lost myself again, and I will, I’ll say

Be my friend, hold me
Wrap me up, un-fold me
I am small, and needy
Warm me up, and breathe me

(Sia – Breathe me)

Anuncios

Procrastinar

julio 3, 2013

Según la RAE:

(Del lat. procrastinare).

1. tr. Diferir, aplazar.

phdcomics_20070713

Hace poco leí un artículo que hablaba sobre la plasticidad neuronal y las posibilidades reales de modificar nuestra conducta, incluso nuestros sentimientos. Nada más leerlo me vino a la cabeza ella, la procrastinación, el mal de muchos, en el cual me incluyo en muchos momentos de mi vida.

Sin duda he conseguido alejarla durante ciertos períodos, pero la puñetera se las ingenia para volver. Así que me he decido firmemente a modificar neuronalmente dicha conducta y dejarme de jueguecitos. El artículo se podría resumir básicamente en que el camino hacia la verdadera plasticidad, a la generación de nuevas sinapsis que supongan un cambio, pasa por la repetición.

Algunos diréis irónicamente “qué gran descubrimiento”, pues sí realmente lo es; el hecho de que se haya comprobado una correlación patente, y no algo que se creía podía ser. Al menos, a mí me vale como estímulo, porque sé que es posible, que está en mis manos conseguirlo. Y que muchas veces nos rendimos, o simplemente nos dejamos llevar, antes de que se produzca.

El tema aquí es cómo reconoceremos que ya se ha producido, creo que no queda otra que experimentar y ver qué ocurre.

Y bien, como sé que siempre tengo una excusa para no actualizar el blog, un esto, un aquello, un lo otro, he pensado que éste podría ser uno de los cambios, porque en realidad me gusta escribir y contar cosas. Me comprometo a publicar como mínimo dos post al mes, ese es mi reto y mi meta.

Supongo que cuando lo haga sin pensar que tengo que hacerlo, cuando me salga sin más, lo habré logrado, o tal vez no. Ya veremos.

Salir del armario

septiembre 12, 2010

Hay que ver lo que puede cambiar tu vida cuando menos te lo esperas y eso es lo que me ha pasado a mí en estos últimos meses.

A mi edad es una verdad que se supone implícita al hecho de no haber tenido “novio oficial” en años, te das cuenta de que la gente lo debe saber sólo por eso, pero siempre queda ese miedo interior a cómo reaccionarán y más en mi caso, que soy muy extrovertida con la gente que me rodea. ¿Serán igual los abrazos?, ¿los besos amigables?, ¿reaccionarán como antes a las bromas que solemos hacer?

Mi primera barrera era en el trabajo, pero todo fue increíble, no sé cómo surgió exactamente, en el sentido de que ocurrió expontánemente, fluyó sin más en una conversación con alguno de mis compañeros. Hablábamos sobre viajes, anécdotas y, de repente, brotaron de mi boca las palabras “pues yo con mi novia…”, así sin más, y ya todo fue muy fácil.

La etapa más complicada para mí era mi familia. A la primera que se lo conté fue a la novia de mi hermano pequeño, con la que tengo mucha confianza, es una persona super positiva, y aunque no lo sepa, me ha ayudado mucho. Claro, al saberlo ella, pues era de recibo que lo supiera mi hermano.

El Tourmalet (hablando en argot ciclista) de este camino eran mis padres, homófobos arraigados de pro, sobre todo mi padre con el que siempre lo he pasado muy mal. Y como por arte de magia, no sé si por cómo he llevado mi homosexualidad durante todos estos años, con discreción sobre todo, me he ganado el respeto de mis padres. Fueron ellos los que me sacaron del armario, mi padre me llamó para hablar conmigo, en plan esa es tu pareja, así que trátala como tal con nosotros. Todavía estoy en estado de shock, nunca me lo habría esperado, y menos de él.

En fin, ya he dejado de tener esa carga, y más que nunca, me siento libre.

Inseguridad laboral

mayo 20, 2008

No lo había comentado, sólo a la gente más cercana, pero me he decidido a hacerlo porque ha salido la noticia en el periódico.

El viernes por la noche me encontré en medio de un atraco, tres encapuchados entraron por la puerta trasera del restaurante, hicieron que los empleados se tiraran al suelo y a mí y a mi compañera, ambas encargadas, nos apuntaron con una pistola y nos hicieron darle el dinero recaudado. Todo fue cuestión de segundos. Afortunadamente no he trabajado desde el viernes, creo que me encuentro bien, ya digo, creo, y no sé como me irá el próximo día que trabajo, que además es en turno de noche. Puede que sea por el ambiente que me rodea, tengo mucha familia que pertenece a algún cuerpo de seguridad del estado, pero me lo he tomado con relativa calma, salvo porque estoy intranquila cuando se hace de noche y voy aún por la calle. A ver qué tal me va mañana, tengo que ir a declarar a la comisaria de policía.

Ésta es la noticia que salió ayer en el periódico.


“Tres jóvenes atracan a mano armada un restaurante tras cenar en él

Los asaltantes irrumpieron a medianoche en el McDonald’s del centro comercial Los Patios y perpetraron el robo en sólo 25 segundos

Se lo tomaron con calma. Primero disfrutaron de la cena, lo que les permitió planear el robo sobre el terreno. Luego salieron del restaurante y, en los aparcamientos, se cambiaron de indumentaria. Gorros, bragas militares y armas para atracar el mismo restaurante en el que acababan de cenar.

El sorprendente robo sucedió durante la medianoche del viernes al sábado en el McDonald’s del centro comercial Los Patios. Los atracadores, tres hombres jóvenes, aprovecharon el cierre del establecimiento para perpetrar un atraco relámpago que, según las cámaras de seguridad del local, sólo duró 25 segundos.

En el restaurante ya no había cliente, pero sí una decena de empleados que presenciaron perplejos cómo los tres encapuchados irrumpían en el establecimiento. Iban provistos de gorras y bragas de tipo militar para ocultar sus rostros. Dos de ellos portaban pistolas, que podrían ser simuladas, mientras que el tercero, que iba desarmado, era el que daba las órdenes, según fuentes cercanas al caso.

Huida en moto

Los ladrones se apoderaron de una suma en efectivo, que no ha trascendido, y se dieron a la fuga utilizando al menos dos motos que estaban aparcadas fuera. Huyeron en dirección a la avenida de Velázquez, que discurre junto al centro comercial. Las víctimas avisaron inmediatamente a la policía, que alertó a todas las unidades por si se cruzaban con los asaltantes.

Al parecer, alguno de los testigos habría conseguido identificar a los atracadores como los jóvenes que habían estado minutos antes cenando en el restaurante. Las primeras hipótesis apuntan a que los ladrones cenaron tranquilamente en el McDonald’s, salieron a los aparcamientos para colocarse los gorros y coger las armas, y regresaron al mismo para atracarlo.

No fue el único atraco de la noche. Según fuentes policiales, poco después se produjo otro robo con intimidación en una farmacia situada en las inmediaciones del paseo marítimo Antonio Machado, que está relativamente cerca del centro comercial Los Patios. Podría tratarse de los mismos autores, aunque este extremo no ha sido confirmado.

Se trata del tercer atraco que ha trascendido en Málaga capital durante la última semana. El pasado 9 de mayo, se produjo un asalto a un salón de juegos de la avenida Doctor Marañón, perpetrado también por tres jóvenes que ocultaban sus rostros bajo pasamontañas. Los ladrones obligaron a empleados y clientes a tumbarse en el suelo. En ese golpe, se hicieron con un botín que rondó los 600 euros.”

Fuente.

La Rabia

mayo 5, 2008

“La rabia se apodera de mí y me crispa los dedos,
encoge mi estómago y derrite mi pecho.
Se transforma en lava que baja rápidamente
por mis piernas y me transforma en estatua.

La rabia inmoviliza y ciega
no hay nada delante, no hay nada detrás,
sólo la rabia, rabia que contamina.
Dura, bronce y plomo que congela la sangre
y hiela la mirada, oscurece.

Cierra los oídos para quedarse latiendo
fuerte, arriba en las sienes
las venas acusan recibo y comienzan su danza
rítmica tan tan tan tan tan.

La rabia se ve en los puños,
puños que se encogen sobre sí mismos
dispuestos a tirarla fuera,
mas, la rabia no quiere salir por los nudillos
es civilizada, es educada y letrada
y comienza a subir por el túnel hacia la lengua bípeda.

Y sale despedida, arrogante y lacerante, brutal,
envuelta en sonidos bellos.
Emergiendo sin aviso como una ola,
devastando las praderas, carcomiendo los pequeños campos
y destruyendo con la misma intensidad al salir y al caer.”

Unas horas de vida desperdiciada, unas horas de retroceso, unas horas de estupidez…

40.000 visitas

abril 21, 2008

Me ha hecho ilusión llegar a las 40.000 visitas. Gracias por leerme, aquellos que lo hagáis y los que no también, por engordar las estadísticas. ¡Merci!

La herida

noviembre 9, 2007

sanre-heroes.jpg

Hay ciertas fechas, como este mes de noviembre, en las que se me avecinan recuerdos de amigos a los que echo de menos y que ya no forman parte de mi vida. No son recuerdos de grandes cosas sino de detalles, esos que realmente nos definen y son los que precisamente echo en falta. Hay una canción que me remueve todos estos sentimientos y que voy a dedicarle a esos amigos.

Siempre es la misma función,
el mismo espectador,
el mismo teatro,
en el que tantas veces actuó.
Y perder la razón
en un juego tan real
quizás fuera un error,
cúrame esta herida, por favor.

¿Qué hay en dos amigos
cuando después de todo
parecen perdidos
y prefieren a otros?
¿Qué dan lerdas manos,
ignorando lo dado,
si antaño se estrecharon,
ahora están engañados?
¿Qué les hizo alejarse
de su “orilla intranquila”,
tan siquiera un instante
piensan en esos días?

Siempre es la misma función,
el mismo espectador,
el mismo teatro,
en el que tantas veces actuó.
Y perder la razón
en un juego tan real
quizás fuera un error,
cúrame esta herida, por favor.

Siempre he preferido
un beso prolongado,
aunque sepa que miente,
aunque sepa que es falso.
¿Qué demonios ocurre
cuando miradas no se encuentran?
La pelea de gallos,
se admiten apuestas.
¿Quién buscó abrigo
en algún otro lugar?
¿Es posible que el frío
venga con la edad?

Siempre es la misma función,
el mismo espectador,
el mismo teatro,
en el que tantas veces actuó,
Y perder la razón
en un juego tan real
quizás fuera un error,
cúrame esta herida, por favor.