Archive for the ‘Desvarios’ category

Procrastinar

julio 3, 2013

Según la RAE:

(Del lat. procrastinare).

1. tr. Diferir, aplazar.

phdcomics_20070713

Hace poco leí un artículo que hablaba sobre la plasticidad neuronal y las posibilidades reales de modificar nuestra conducta, incluso nuestros sentimientos. Nada más leerlo me vino a la cabeza ella, la procrastinación, el mal de muchos, en el cual me incluyo en muchos momentos de mi vida.

Sin duda he conseguido alejarla durante ciertos períodos, pero la puñetera se las ingenia para volver. Así que me he decido firmemente a modificar neuronalmente dicha conducta y dejarme de jueguecitos. El artículo se podría resumir básicamente en que el camino hacia la verdadera plasticidad, a la generación de nuevas sinapsis que supongan un cambio, pasa por la repetición.

Algunos diréis irónicamente “qué gran descubrimiento”, pues sí realmente lo es; el hecho de que se haya comprobado una correlación patente, y no algo que se creía podía ser. Al menos, a mí me vale como estímulo, porque sé que es posible, que está en mis manos conseguirlo. Y que muchas veces nos rendimos, o simplemente nos dejamos llevar, antes de que se produzca.

El tema aquí es cómo reconoceremos que ya se ha producido, creo que no queda otra que experimentar y ver qué ocurre.

Y bien, como sé que siempre tengo una excusa para no actualizar el blog, un esto, un aquello, un lo otro, he pensado que éste podría ser uno de los cambios, porque en realidad me gusta escribir y contar cosas. Me comprometo a publicar como mínimo dos post al mes, ese es mi reto y mi meta.

Supongo que cuando lo haga sin pensar que tengo que hacerlo, cuando me salga sin más, lo habré logrado, o tal vez no. Ya veremos.

Salir del armario

septiembre 12, 2010

Hay que ver lo que puede cambiar tu vida cuando menos te lo esperas y eso es lo que me ha pasado a mí en estos últimos meses.

A mi edad es una verdad que se supone implícita al hecho de no haber tenido “novio oficial” en años, te das cuenta de que la gente lo debe saber sólo por eso, pero siempre queda ese miedo interior a cómo reaccionarán y más en mi caso, que soy muy extrovertida con la gente que me rodea. ¿Serán igual los abrazos?, ¿los besos amigables?, ¿reaccionarán como antes a las bromas que solemos hacer?

Mi primera barrera era en el trabajo, pero todo fue increíble, no sé cómo surgió exactamente, en el sentido de que ocurrió expontánemente, fluyó sin más en una conversación con alguno de mis compañeros. Hablábamos sobre viajes, anécdotas y, de repente, brotaron de mi boca las palabras “pues yo con mi novia…”, así sin más, y ya todo fue muy fácil.

La etapa más complicada para mí era mi familia. A la primera que se lo conté fue a la novia de mi hermano pequeño, con la que tengo mucha confianza, es una persona super positiva, y aunque no lo sepa, me ha ayudado mucho. Claro, al saberlo ella, pues era de recibo que lo supiera mi hermano.

El Tourmalet (hablando en argot ciclista) de este camino eran mis padres, homófobos arraigados de pro, sobre todo mi padre con el que siempre lo he pasado muy mal. Y como por arte de magia, no sé si por cómo he llevado mi homosexualidad durante todos estos años, con discreción sobre todo, me he ganado el respeto de mis padres. Fueron ellos los que me sacaron del armario, mi padre me llamó para hablar conmigo, en plan esa es tu pareja, así que trátala como tal con nosotros. Todavía estoy en estado de shock, nunca me lo habría esperado, y menos de él.

En fin, ya he dejado de tener esa carga, y más que nunca, me siento libre.

Test

abril 20, 2008

Para ir desoxidando un poco el blog y comenzar a actualizar más a menudo, qué mejor que hacerlo con un test que he tomado prestado.

1 – Coge el libro que tengas más cerca, ve a la página 18 y escribe la línea 4:
“Tenía un nombre, pero yo no me atrevía a pronunciarlo.”

2 – ¿Si estiras tu brazo derecho, que tocas?
Una chaqueta.

3 – ¿Qué ha sido lo último que has visto por la televisión?
Los últimos quince minutos del partido que enfrentaba al FC. Barcelona con el Español.

4 – Sin mirar, ¿qué hora es?
¿Las 23:00?

5 – Ahora mira, ¿qué hora es?
Las 24:00.

6 – Quitando el ordenador, ¿qué escuchas?
Mi respiración.

7 – ¿Cuánto tiempo estuviste fuera el día que estuviste más tiempo en la calle?
Ni idea.

8 – Antes de estar escribiendo en el blog, ¿qué estabas haciendo?
¿Estudiar?

9 – ¿Qué llevas puesto ahora mismo?
Un pantalón de pijama y una sudadera azul.

10 – ¿Soñaste ayer?
Sí, lo hago muy a menudo. El problema estriba en que sólo recuerdo las pesadillas, los sueños se volatilizan en el mismo momento en el que me despierto.

11 – ¿Cuánto tiempo te estuviste riendo la última vez que te reíste?
No sé, pero no mucho.

12 – ¿Qué hay en las paredes de la habitación donde estás?
Estanterías, un cuadro de un puzzle que me regalaron para mi cumpleaños hace unos años (aunque estoy más bien en proyecto de colgarlo), un escudo del barça y otras chorradas varias, un miniposter que me recuerda lo que debo hacer y no hacer cuando estudio y… Mi bici.

13 – ¿Has visto alguna cosa extraña últimamente?
No, que yo sepa.

14 – ¿Cuál es la última película que has visto?
Hasta que el cura nos separe.

15 – Si fueses multimillonario de la noche al día… ¿qué comprarías?
Alguna vez he desvariado con esa posibilidad y lo primero que haría, sería regalarle una casa a cada una de las personas a las que quiero y luego, ni idea.

16 – Alguna cosa sobre ti.
Mmmm.

17 – Si pudieras hacer alguna cosa en el mundo, independientemente de la política, ¿qué harías?
Acabar con cada una de las religiones existentes.

18 – ¿Te gusta bailar?
Mucho.

19 – ¿Qué piensas de George Bush?
Capullo.

20 – Imagina que, por reacción espontánea, tienes una niña; ¿cómo la llamarías?
Tendría que pensármelo mucho porque me gustan varios nombres.

21 – Imagina que, en vez de tener a una niña, tienes un niño, ¿qué nombre le pondrías?
Carlos.

22 – ¿Te gustaría vivir en el extranjero?
Sí, pero no para toda la vida, me gusta mucho mi ciudad y mi país.

23 – ¿Qué te gustaría que te dijese Dios cuando llegues al cielo?
“No lo has hecho tan mal.”

24 – Indica el nombre de 5 personas para hacer esta meme.
Pues a los que les apetezca.

Las Bodas

julio 19, 2007

anillos.jpg

Son una locura, sobre todo cuando se acerca el día, todo el mundo nervioso con los preparativos. ¿Que si me caso yo? No, todavía no entra en mis planes y no sé si algún día lo hará. Es mi hermano pequeño el que se casa, mi chiquitín, el 28 de julio.

Cuando se fue a vivir con la novia, hace como un año o así, me hinché de llorar. El caso es que se fue a dos manzanas mas allá, pero joder, es mi pequeñín y en realidad, viene mucho por aquí. No os he dicho que tengo cuatro hermanos, pero es que él es mi debilidad, qué le voy a hacer, aunque sólo nos llevamos tres años.

Me eligió a mí para ir a escoger el traje de boda y anda que no está guapo “ni ná”. El mismo día escogimos traje, chaleco, corbata,… y claro, luego me tocaba a mí. Una de las hermanas de la novia ha estudiado protocolo y quería que la boda se rigiera por él. Ha conseguido que gran parte sea así, que si mi madre tiene que ir con mi hermano en un coche conducido por uno de mis otros hermanos y mi padre en el lado de copiloto; que si la novia tiene que ir con el padre y conducir bla, bla, bla. Los detalles florares que tienen que ser de una manera y de un color, que si esto, que si lo otro, no sabía que podían existir tantas cosas a tener en cuenta.

En fin, me dejo de paparruchas. Una pasta gastada fútilmente en un vestido que no me pondré nunca más, pero la ocasión lo merece. Cuando llegue el día me olvidaré de todo ésto y como siempre, cámara en mano, me pasaré el rato fotografiando cada momento.

Cuando David venció a Goliat

abril 29, 2007

Supongo que todos conoceréis la historia de David y Goliat. En este caso existe una pequeña variación de la trama, incluso de los personajes. De hecho, la historia versa sobre mí misma y un inolvidable virus estomacal. Este es el relato de cómo surgió nuestro desamor.

“Érase una vez una pequeña aldea al sur de España llamada Boqueronilandia. Un día una de mis mejores amigas, Irepo, se encontró que al llegar a su humilde morada, su madre palidecía de dolor. Así que se dedicó a cuidar a su irremplazable progenitora. Con el tiempo, algo así como cinco días, su querida mamá se recuperó y todo volvió a la normalidad.

Sin embargo, aquel cruel virus no había sido aniquilado del todo. Estaba al acecho, agazapado en el cuerpo de Irepo, a la espera de un minúsculo despiste, de una pequeña fragilidad en sus defensas, para atacar y cargarse a todos los glóbulos blancos que se encontrase a su paso.

Trascurrieron un par de días e Irepo empezó a notar que se le caían las velillas más de lo habitual. Y teniendo en cuenta la torraera (dícese de un gran calor en terminología boqueronesiense) que hacía últimamente por estos lares, era un signo inequívoco de un posible resfriado. En esos momentos de confusión, el malévolo virus y sus secuaces aprovecharon que los glóbulos blancos estaban ocupados en otros menesteres para adentrarse en los tejidos de la pobre e indefensa Irepo, multiplicarse y provocarle toda clase de dolorosos síntomas (escalofríos, fiebre, mal cuerpo, arcadas,… y un característico malestar de estómago). Tal fue el estropicio que cometieron esas minúsculas criaturas del demonio que tuvo que darse de baja al día siguiente.

Pero el fatídico destino quiso que esa misma noche (era Viernes) Cal me recogiera en el currele y fuéramos en busca de LaRubia e Irepo (que mantenía la compostura todo lo que podía). Durante el trayecto hacia el punto de encuentro recibí una phone-call de LaRubia que me puso al corriente de los acontecimientos.

En cuanto llegamos, me bajé del coche y no quise recibir a Irepo como de costumbre y le dije… “¡¡apártate de mí!!”, al mismo tiempo que soltaba una carcajada. Al segundo siguiente le di sus merecidos besos y un abrazo, que finalmente resultaron letales para mí. Definitivamente, a los virus, no les debió sentar nada bien el trato despreciativo que tuve hacia ellos. Luego se vengarían de mí con creces aunque en un principio pensé que había salido indemne de un posible contagio.

El miércoles por la noche tuvimos una comida de empresa, seguida de una sesión de Bowling y acompañada de unas copitas de alcohol. Tenía una sensación extraña en el estómago, pensé que no me había sentado bien la comida… nada más lejos de la realidad.

El pequeño demonio había conseguido entrar, me había invadido y no me había dado cuenta, esa noche la pasé más o menos. Pero el jueves fue horrible, después de no comer en todo el día, llegó la noche y me importaba un pimiento que mi madre me dijera que no podía comer ésto o aquello, yo me lo comía y como consecuencia el puto virus respondía con un dolor de estómago del quince. Pero es que tenía hambre y no me iban a detener unos retorcijones, o al menos, eso pensé en aquel momento.

Ese mano a mano no le gustó en absoluto al pequeño bichejo. Me pasé toda la noche del jueves sudando, acalorada y con fiebre. Para más inri, el viernes tenía prácticas en el aula de informática de 15.30 a 17.30 y entraba a trabajar a las 18 (tenía un maravilloso 18-02). Cuando llegué al trabajo, parecía que me habían apaleado. Aguanté el tipo como pude, todo ello bajo la influencia de alguna que otra pastilla (y no me refiero a éxtasis, sino a esas que te las dan con una receta en los lugares de las cruces verdes).

Todo el mundo me decía… “pero vete, date de baja”. Y yo pensé…”¡¡pues de eso nada!!, por mis cojones (más bien ovarios) que el bicho de mierda no se va a salir con la suya, ¡¡no me tumba porque no me da la gana!!. ¿Quién se ha creído… David?, pues si es así, yo lo convertiré en Goliat y le voy a meter un hondazo en su cápsula vírica que se ve a acordar de mí para el resto de su miserable y efímera vida de unos cuantos días”

El sábado ha transcurrido de la misma manera, cosa que ingería, cosa que se me clavaba en el estómago, ya fuera sólida o líquida. El virus lleva tres días dándome por saco, no creo que la cosa dure mucho más.

Me siento orgullosa de haberle plantado cara y no haberme dejado llevar por el tumbing y acabar en la cama durante estos días. ¡Si los 300 aguantaron a los persas, yo aguantaré a un mierda de virus y saldré victoriosa!. Seguiré aguantando el temporal en los días venideros”

THE END

Héroes del Silencio

abril 12, 2007

logo2zl7mt9.jpg

– Al principio me encontré con esta noticia…

El regreso de Héroes del Silencio
“Ha hecho falta una década para mitigar heridas y sosegar ánimos, y para que el sueño de sus fans se cumpliera. Diez años y un acontecimiento especial. Los Héroes del Silencio preparan el regreso a los escenarios en una gira internacional que servirá para promocionar la Expo 2008.”

– No me lo podía creer. Decían que eran sólo rumores, que nada estaba confirmado, pero al final ocurrió…

“Los mejores presagios se han confirmado. 11 años después de su separación, Héroes del Silencio regresan al escenario. “Nos complace confirmar que, después de varios años intentando conseguir la reunión del grupo Héroes del Silencio, este 2007 será, por fin, el año en que podremos verlos de nuevo juntos en un escenario” ha anunciado la banda en un comunicado de prensa. (los40.com Madrid (14/02/2007))”

– Como es lógico nos dimos patadas en el culo para buscar información sobre los conciertos, dónde comprar las entradas. Pero la cosa no fue nada bien…

Agotadas las entradas para el concierto del 10 de Octubre en Zaragoza
“Ayer, lunes 12, salieron a la venta las entradas para el concierto del 10 de Octubre en Zaragoza. Como era de esperar éstas se agotaron en un plazo de menos de 24 horas, aunque se cree que aún es posible comprar las últimas en Pamplona. De momento no se han confirmado más conciertos en España, aunque se habla de otro posible concierto en Madrid o Barcelona. Esperemos que así sea, ya que muchos seguidores continúan aun sin entrada y los precios en reventas están llegando a los 750 € por entrada, lo cual, esperemos que nadie esté dispuesto a pagar ya que muchos de estos reventas se están aprovechando de la ilusión de aquellos seguidores que darían lo que fuera por ver a Héroes del Silencio otra vez sobre el escenario.”

– Se confirmó un segundo concierto en Zaragoza pero que mal, que mal, me cagué en todo lo que se menea, volvió a ocurrir lo mismo. Y de repente, una noticia esperanzadora, un nuevo concierto en Sevilla…

El jueves 12 de Abril se ponen a la venta las últimas entradas para ver a Héroes del Silencio en España.
Las entradas para el concierto que ofrecerán Héroes del Silencio el 20 de octubre a las 21 horas en el Estadio Olímpico de la Cartuja de Sevilla se pondrán a la venta a las 10 de la mañana del próximo jueves 12 de abril. Será la última oportunidad para que los seguidores del mítico grupo puedan asistir a uno de los tres conciertos que se celebrarán en nuestro país, dentro de la gira mundial que reúne a la formación, después de que las entradas disponibles para los dos conciertos de Zaragoza se agotaran en pocas horas.

– Y… esta que os habla HA CONSEGUIDO UNA ENTRADA…¡¡¡SI!!!, ¡¡¡SI!!!, ¡¡¡SI!!!, al final lo logramos. Iremos a Sevilla.

Gracias Ham, gracias Chopo, nos lo vamos a pasar de miedo.

Ham, el Tabú y el mito de las rubias

marzo 30, 2007

Sabéis que existe toda una cultura de mofa acerca de las rubias y el mito de que no cogen las cosas a la primera (aclaración para los hiberoamericanos mal pensados, me refiero a la acepción 14 del verbo coger del DRAE, es decir, entender, comprender). Pues bien, creo que he encontrado el primer espécimen terrestre al que le sucede lo mismo, pero con mayúsculas y que no es rubia.

Al principio pensamos que era algo ocasional, un despiste lo tiene cualquiera. Pero después de algún tiempo, nos dimos cuenta de que era algo innato, más aún, era un rasgo característico del ‘bicho’ en cuestión.

Como habeís podido suponer por el título (abstenerse las rubias y el espécimen del que hablo), se trata de Ham. Podría contar un millón de anécdotas que demostrarían a qué me estoy refiriendo, pero en esta ocasión me voy a centrar en una en concreto.

Hace unos meses fuimos a una casa rural con unos amigos, entre ellos Ham, Irepo y LaRubia (de Cal, Zeta, Chopo y Fla, ya hablaré en otro momento y si no seguro que lo hacen las dos ‘bichos’ en su blog). Uno de los juegos que practicamos entre copa y chupito fue el Tabú. Para el que no sepa de qué va, haré un pequeño resumen.

Se dividen a los participantes en grupos de más de dos personas (en nuestro caso éramos dos grupos, uno de cuatro chicos y otro de cinco chicas…lo sé, lo sé, típica división sexista, qué le vamos a hacer). Uno del grupo saca una carta que contiene una palabra que debe adivinar el resto del grupo. Para ello, puede decir o nombrar cualquier cosa excepto las cuatro o cinco palabras tabú (no recuerdo el número exacto) que aparecen en la carta y además todo ello en un tiempo limitado (nosotros pusimos 40 segundos). El kit de la cuestión es que hicimos una pequeña variación en las reglas, de tal manera que por cada palabra acertada por un grupo, cada miembro del otro debía tomarse un chupito.

El grupo de las chicas éramos jodidamente buenas, mientras nosotras nos bebíamos como mucho uno o dos chupitos, los chicos se tomaban de tres a cuatro en cada ronda. Podréis imaginar lo que ésto supuso para el juego cuando llevábamos unas cuantas rondas (sólo voy a decir que Zeta acabó chupándose los pezones). Tengo que aclarar que los chupitos no eran de alcoholes puros (excepto cuando tocaba ron miel), sino de mezclas previamente hechas.

Pues bien, cuando era nuestro turno y le tocaba a cualquiera de nosotras, solíamos acertar bastantes. El problema era cuando le tocaba a Ham, ¡¡qué suplicio dios mío!! y ¡¡qué pechá de reír!!. Voy a describir más o menos como fue cada vez que le tocaba a ella.

Antes de coger la carta ya se estaba partiendo el culo ella solita, supongo que de pensar lo que le esperaba. Mientras, un miembro del otro grupo (el de la testosterona) ponía el cronómetro en marcha para la cuenta atrás de los 40 segundos.

Como si de un ritual se tratara, cogía la carta con una mano, le plantaba los ojos y después de leer la palabra cambiaba su expresión por la de “¡¡oh!!, ¡¡dios mío!!, esta es jodidamente difícil”. Acto seguido colocaba una de las manos en su boca para tapar la risa nerviosa que le salía y nos miraba de reojo con complicidad. Esto lo repetía cada vez que le tocaba el turno a ella. Y empezaba… “bueeeeenoooooo”… “mmmmmmm”… “estooooo”…  “jaja…jaja”… “mmmmmm” y nosotras… “¡¡Ham!! 30 segundos” y ella… “pueeeeees”… “cuaandoooooo”… “jaja..jaja” y nosotras… “¡¡Ham!! 20 segundos” y ella … “mmmmmmm”… “estooooooo”… “bueeenooooo” y nosotras… “¡¡pero dí algo, mujer!!”. Se acababan los 40 segundos y no acertábamos ni una . Y que conste que lo hacía desde el principio, cuando no tenía ni una gota de alcohol en el cuerpo. Lo más gracioso del caso es que ya, cuando llevábamos muchas rondas, le vino la lucidez mental y conseguía articular las palabras. Incluso acertamos cuatro en una ocasión, todo un récord para este espécimen al que he bautautizado con el nombre científico de ‘rubius postizus’ o vulgarmente denominado Ham.

¿Conoces personalmente algún ‘rubius postizus’?, ¿quieres hablarnos de las secuelas permanentes que te ha ocasionado conocerlo?. Ánimo, no tengas miedo de contarnos tu experiencia.

En próximos capítulos aclararé el misterio de por qué LaRubia bebe agua sucia.

P.D.: Si has llegado al final del post, te mereces un premio. ¡¡Bravo campeón/a!!