Archive for the ‘Bodas’ category

It was amazing

agosto 1, 2007

La ceremonia se celebró por lo civil, así que fue breve en comparación con las religiosas, pero ha sido la más bonita y emotiva a la que he asistido nunca, con deciros que hasta mi padre se emocionó y sólo lo he visto llorar dos veces en toda mi vida, en cada uno de los funerales de mi abuelo y mi abuela paterna. A mí también se me saltaron las lágrimas, fue dulce, encantadora, llena de bellas palabras de amor de uno hacia el otro y que compartieron con todos nosotros. Aunque parezca un tópico, es la culminación de ocho años de amor. En esta foto acababan de declararlos marido y mujer, están los dos emocionados, hacen una pareja magnífica y no hablemos de lo guapisísimos que están.

img_5070.jpg

El convite fue fantástico. Al final todo fue mucho mejor de lo que yo me esperaba, como dice el título: “It was amazing”. Disfruté como nunca, fui paparazzi, canté, bebí, bailé hasta hartarme. Y no hubo ninguna foto fuera de lo normal. Les tiramos pétalos y arroz, a destacar, que el arroz era de colores, fue idea de mi cuñada, la novia, que por cierto también fue la que los coloreó.

img_5080.jpg

El tocado de la madrina, es decir, mi madre y por ende la mujer más guapa del mundo. Lo que veis colgando de color plateado son las típicas biznagas malagueñas.

img_5046.jpg

Una ceremonia preciosa, desde el principio hasta el final, como en un cuento de hadas. Salvo que en este caso acabó a las 7:30 de la mañana desayunando por ahí.

img_4867.jpg

P.D.: Esta foto es del castillo de la bella durmiente de Disneyland París.

Las Bodas

julio 19, 2007

anillos.jpg

Son una locura, sobre todo cuando se acerca el día, todo el mundo nervioso con los preparativos. ¿Que si me caso yo? No, todavía no entra en mis planes y no sé si algún día lo hará. Es mi hermano pequeño el que se casa, mi chiquitín, el 28 de julio.

Cuando se fue a vivir con la novia, hace como un año o así, me hinché de llorar. El caso es que se fue a dos manzanas mas allá, pero joder, es mi pequeñín y en realidad, viene mucho por aquí. No os he dicho que tengo cuatro hermanos, pero es que él es mi debilidad, qué le voy a hacer, aunque sólo nos llevamos tres años.

Me eligió a mí para ir a escoger el traje de boda y anda que no está guapo “ni ná”. El mismo día escogimos traje, chaleco, corbata,… y claro, luego me tocaba a mí. Una de las hermanas de la novia ha estudiado protocolo y quería que la boda se rigiera por él. Ha conseguido que gran parte sea así, que si mi madre tiene que ir con mi hermano en un coche conducido por uno de mis otros hermanos y mi padre en el lado de copiloto; que si la novia tiene que ir con el padre y conducir bla, bla, bla. Los detalles florares que tienen que ser de una manera y de un color, que si esto, que si lo otro, no sabía que podían existir tantas cosas a tener en cuenta.

En fin, me dejo de paparruchas. Una pasta gastada fútilmente en un vestido que no me pondré nunca más, pero la ocasión lo merece. Cuando llegue el día me olvidaré de todo ésto y como siempre, cámara en mano, me pasaré el rato fotografiando cada momento.